Archivo de la etiqueta: voluntariado

Sobreviviendo en Leh, ¡y no es invierno todavía!

Estándar
Sobreviviendo en Leh, ¡y no es invierno todavía!

Lo reconozco. Es una de las situaciones más duras y, por ello, de las que me siento más orgullosa. ¡¡He sobrevivido en Leh viviendo en las situaciones más duras en las que jamás viví!! Y diréis “¡pero si te has pasado ya un montón de meses viviendo en India!”. Y sí, así  es, pero os aseguro que lo que las condiciones que he vivido en Leh han sido mucho más duras que nada de lo que he vivido antes.

Durante el primer mes que estuve en Leh, todavía las temperaturas eran suaves, especialmente de día, y con una chaquetita ya se podía ir bien por la calle. Ay, ¡qué días aquellos! Pero en cuestión de una semana la cosa cambió radicalmente y solo fue a peor. Por suerte sólo pasé allí el inicio de la temporada de invierno y no la peor época que va de Enero a Marzo, como todo el mundo se empeñaba en recordarme cada vez que me quejaba del frío que hacía, que era cada 10 minutos.

En mi casa se preparan para el invierno

En mi casa se preparan para el invierno

Para que os hagáis una idea, aquí una cronología de los acontecimientos más importantes:

–          A finales de octubre las carreteras que conectan Leh con el resto del país quedaron cortadas por la nieve. Desde ese momento, Leh queda incomunicado hasta la primavera y la única forma de llegar es en avión. Esto supone que no pueden llegar camiones con víveres y que las personas tienen dificultades para acudir a sus respectivos trabajos si viven fuera de la ciudad.

–          Los horarios de las oficinas y tiendas se van reduciendo, reduciendo. Cuando llegué, muchas tiendas y oficinas abrían a las 9h, luego pasaron a las 10h y cuando me marchaba ya era a las 11h. Y lo entiendo. Cuesta mucho saltar de la cama cuando hace tanto frío!!

–          A principios de noviembre, cuando ya empieza a helar por las noches, se cortan las cañerías de agua para que estás no se congelen y puedan estropearse. ¿Qué supone esto? Que dejas de tener agua corriente en las casas. La mayoría de casas tienen depósitos subterráneos donde almacenan el agua y ése es con el que se abastecen.

La ventana de mi habitación cubierta de hielo cada mañana

La ventana de mi habitación cubierta de hielo cada mañana

–          A principios de diciembre, también las cañerías de desagüe se quedan inutilizables y es cuando sí o sí hay que utilizar los famosos lavabos típicos de Ladakh. Estos no son más que un pequeño cuarto de dos pisos que está fuera de la casa. El piso superior tiene un pequeño agujero por donde se hacen las necesidades y luego se tira arena por él para taparlo. Encantador, eh?

–          El manto blanco de las montañas va bajando, bajando, bajando hasta que Leh acaba también cubierto por él. Esto suele suceder a finales de diciembre.

Leh en invierno Más Leh en invierno

Una de las cosas más curiosas que observé mientas estuve allí, es que en ningún lugar había calefacción ni estufa ni nada para calentarse. Teníamos prácticamente la misma temperatura dentro que fuera de los locales y esto hace que no lleves la misma ropa tanto en  el interior como en el exterior. Esto  incluye abrigo, bufanda, guantes y gorro. Tanto en restaurantes como en las oficinas, nadie se quitaba el abrigo. Me costó acostumbrarme, pero ya sabéis que “haya donde fueres, haz lo que vieres”, no? Pues no hay refrán más cierto. Y cuando estás en una situación así entiendes que no hay otra salida. Yo acabé comprando la mayoría de las prendas que utilizaban allí: ropa interior térmica, abrigos de lana, guantes y gorro de lana, etc.

Cenando en AMDO, uno de mis restaurantes favoritos en Leh, con bufanda chaqueta, forro pola y miles de capas más.

Cenando en AMDO, uno de mis restaurantes favoritos en Leh, con bufanda, chaqueta, forro polar y miles de capas más.

Anuncios

Sobre mi proyecto en Leh y el nacimiento de Ladakhi Women’s Welfare Network

Estándar
Sobre mi proyecto en Leh y el nacimiento de Ladakhi Women’s Welfare Network

Continuando con el post anterior, quiero contaros como seguimos con el proyecto y la historia de la chica que me devolvió la ilusión y me hizo recordar el porqué de mi estancia allí, pasando esos meses y ese frío terrible.

Por deseo estricto de la víctima no voy a revelar ningún dato personal sobre ella, ya que insistió mucho en que quería mantener el anonimato total. De hecho, nos costó mucho conseguir hablar con ella sobre este tema y que creyera nuestras promesas de que nunca revelaríamos ningún dato sobre ella sin su consentimiento. Debo reconocer que me sorprendió mucho verla tan asustada. Al fin y al cabo, ¡ella era la victima! Aún a día de hoy puedo aceptarlo, pero no entender como los roles pueden girarse tanto.

La historia tan terrible que nos contó fue que hacía unos años, mientras intentaba volver a casa desde una de las poblaciones más grandes de la zona, un chico que trabajaba en una tienda y que era un amigo de la familia se ofreció a llevarla a casa. De camino a la aldea donde ella vivía con su familia, el chico se juntó con más amigos y la llevaron a una casa al lado de la carretera y allí fue violada por cada uno de ellos durante toda la noche. Solo cuando ya amanecía la dejaron salir. Una familia que la encontró por la calle, la llevó a la comisaría de policía y desde allí llamaron a sus padres. Cuando los padres aparecieron en la comisaría para recogerla, el padre estaba enfadadísimo porque ella no había pasado la noche en casa. A pesar de que ella conocía la identidad de sus agresores, la convencieron para que no los denunciara ya que eran personas conocidas en la comunidad. En lugar de eso le buscaron un marido para que se casara y así acallar los rumores sobre ella y lo sucedido. El marido estuvo abusando de ella, pegándole y utilizando el dinero común para gastárselo en bebida, hasta que al final ella decidió marcharse de vuelta a casa de sus padres y separarse de él. La hija que tienen en común vive con los padres de él y en los últimos 6 años la ha visto 2 veces. Os aseguro que la conversación que tuvimos con ella fue la más dura que jamás he tenido. Tras 3 horas de reunión, acordamos que sus prioridades eran encontrar un empleo y ver qué posibilidades tenía legalmente para poder luchar por la custodia de su hija. Y sí, claramente esta historia fue un punto de inflexión en mi motivación personal. No podía creer que alguien que había sido víctima de tales abusos podía seguir siendo víctima de la sociedad.

Una vez tuvimos un poco más claro que era lo que queríamos conseguir, fuimos convocando reuniones e invitando a diferentes mujeres que creíamos podrían estar interesadas en colaborar. La idea era crear una red de mujeres que pudiera llevar a cabo algunas acciones para cambiar la situación de la mujer en Ladakh y luchar ante casos de violencia.

Reunion LWWN

Las reuniones fueron muy interesantes y también diferente a como me lo imaginaba. A veces parecían largos actos sociales donde se tomaba té y galletas, se reía mucho y había mucha pasión. A mí me sorprendió encontrarme con un tipo de mujer tan diferente al que había visto en otros lugares de India. Vi mujeres más seguras, que hablaban alto y fuerte y con las ideas muy claras. Fue todo un lujo poder compartir ese tiempo con ellas.

Imagen

Sobre el proyecto, yo tenía claro que no quería que se crease la típica asociación jerárquica donde las decisiones se toman en la cúpula. Quería que fuese un punto de encuentro entre personas, hombres o mujeres, y que las ideas y acciones surgieran de ellos mismos. Y así fue. Después de varias reuniones, todo empezó a tomar forma. Se decidió el nombre, los temas en los que se iba a trabajar, la organización, etc. Y así nació la Ladakh’s Women Welfare Network, que ya tiene hasta un grupo en Facebook que os invito a que visitéis.

Imagen

Por desgracia yo tenía que irme de India a finales de noviembre, justo cuando el proyecto parecía que empezaba a arrancar y a tomar forma. Esto me dio mucha pena, pero no me quedaba otra opción ya que mi visado expiraba ya. Por suerte, gracias a las tecnologías de hoy en día, puedo seguir en contacto con ellas y les voy echando una mano en todo aquello en lo que puedo colaborar. Sé que siguen en contacto, han registrado formalmente la asociación y han hecho algunos talleres de formación.

Generando actividades en la casa. ¡Imaginación al poder!

Estándar

Estando en la casa, una de las responsabilidades que tengo es realizar actividades de 7 a 8.30h de la mañana. Las chicas que estaban antes daban clases de español, que además a las niñas les encanta y siempre van chapurreando cosas en español, así que decidí seguir con la misma rutina.

Durante este mes hemos jugado a diferentes juegos, que además hemos creado nosotras mismas:

–          Memory Card: hemos dibujado diferentes objetos en tarjetas que luego había que unir con sus respectivos nombres en español. Este ha sido, con diferencia, el más exitoso de los juegos.

–          Colocar la tarjeta con el nombre de un objeto en español en el objeto real en la casa.

juegos

juegos

juegos

–          Lotería con animales: hemos coloreado diferentes animales y escrito el nombre en español para jugar al bingo.

Loteria 1

Loteria  2

–          Dominó: Hemos dibujado y coloreado las frutas en las fichas de dominó.

Domino

–          Sopa de Letras: hemos jugado a sopas de letras con los nombres de los medios de transporte, los días de la semana, los meses del año, los colores, frutas y animales.

Sopa de letras 1

Sopa de letras 2

¿Cómo es una clase de inglés en un monasterio?

Estándar
¿Cómo es una clase de inglés en un monasterio?

Una de las ventajas de alojarte en un Monasterio es que puedes participar en algunas de sus actividades. Estuve en una de las tres pujas que celebran diariamente, y pude asistir también a una de las clases de inglés.

En el mismo aula se concentraban cuatro grupos: los más pequeños o recién llegados que están aprendiendo a leer y escribir y que estaban estudiando nepalés, y tres niveles más según los conocimientos adquiridos.

Todos los estudiantes, muy disciplinados, se sientan en sus asientos por grupos. Uno de los grupos estuvo dirigido por Dalia, una mujer de Nueva Zelanda que está en el Monasterio como voluntaria enseñando inglés y dando información sobre el Monasterios y el Budismos a los turistas. Los otros dos grupos de inglés iban repitiendo los ejercicios que tenían en el libro, con esa cantinela y esos movimientos tan característicos de los monjes. Algunos de los huéspedes del guesthouse nos unimos a la clase y nos fuimos sentando con algunos de los alumnos para repasar la lección. Me dio la impresión de que saben leer en inglés, pero no tengo tan claro que entiendan lo que leen. Si les hacia una pregunta que se saliera de lo que estaba exactamente escrito en su libro, ya estaban descolocados y no sabían responder.  Una pena, porque son estudiantes disciplinados como pocos!

Al acabar la lección, todos salieron corriendo al patio para jugar. Al final, no dejan de ser niños, ¿verdad?

Un resumen fotográfico de la jornada aquí.

Si quieres ayudar, aquí tienes una idea más

Estándar

Hace poco descubrí esta web y me encantó la idea y aquí la comparto.

Se trata de trip-drop, una web donde podemos enterarnos de los proyectos solidarios que están llevándose a cabo en los países que vamos a viajar en nuestras vacaciones. Trip-drop pone en contacto asociaciones que necesitan ayuda con viajeros que vayan a trasladarse al país y puedan colaborar. También los que viajamos podremos publicar información sobre organizaciones que hayamos conocido mientras viajamos.

Para los que quieran ayudar mientras viajan, aquí podéis encontrar asociaciones que estén actuando en el país al que vais a viajar. Como dicen ellos: “Si te gusta viajar, implicarte con lo que ves, participar de la cultura local, relacionarte con las gentes, y además eres solidario, trip-drop es la web que en lo sucesivo deberías visitar antes de cada viaje.”

Mis últimas sesiones en el YRC…

Estándar
Mis últimas sesiones en el YRC…

Os conté acerca de mi caótica clase de cocina en el YRC, así que hoy quiero contaros también lo exitosas de mis dos sesiones posteriores. La semana pasada tuvimos una clase de inglés donde aprendimos a presentarnos diciendo nuestro nombre, edad y de donde éramos. Luego jugamos a adivinar las partes del cuerpo y, claro, hicimos dibujos! Por último, jugamos al ahorcado con las palabras que habíamos aprendido y ellos mismo fueron añadiendo otras (vegetales, frutas…).

Hoy ha sido muy divertido. Hemos creado nuestro propio juego de tarjetas de memoria y luego hemos jugado. Claro que al principio ha sido un poco caótico… pero al final lo hemos conseguido y les ha encantado. Luego hemos pintado dibujos para San Valentín, que es ya la semana próxima!!

 

Podéis hacer el seguimiento de las actividades aquí.

Buscando momentos de relax y reflexión

Estándar

Una de las cosas que más echo de menos aquí son los paseos. La posibilidad de ir caminando tranquilamente a alguna parte, o a ninguna parte, simplemente pasear. Aquí no tenemos muchas opciones, las calles no tienen aceras y al caminar entre el ruido, el polvo, los coches, no te da paz y tranquilidad precisamente.

Afortunadamente hemos encontrado un lugar precioso donde encontramos algo de paz y tranquilidad. Se trata de un templo que está en lo alto de una montaña a solo unos 15 minutos de casa: Neemach Mata Temple. La subidita se hace dura, pero al llegar arriba se te olvida completamente el esfuerzo! Quieres saber por qué? Puedes descubrirlo aquí.