Archivo de la etiqueta: voluntariado en Nepal

Generando actividades en la casa. ¡Imaginación al poder!

Estándar

Estando en la casa, una de las responsabilidades que tengo es realizar actividades de 7 a 8.30h de la mañana. Las chicas que estaban antes daban clases de español, que además a las niñas les encanta y siempre van chapurreando cosas en español, así que decidí seguir con la misma rutina.

Durante este mes hemos jugado a diferentes juegos, que además hemos creado nosotras mismas:

–          Memory Card: hemos dibujado diferentes objetos en tarjetas que luego había que unir con sus respectivos nombres en español. Este ha sido, con diferencia, el más exitoso de los juegos.

–          Colocar la tarjeta con el nombre de un objeto en español en el objeto real en la casa.

juegos

juegos

juegos

–          Lotería con animales: hemos coloreado diferentes animales y escrito el nombre en español para jugar al bingo.

Loteria 1

Loteria  2

–          Dominó: Hemos dibujado y coloreado las frutas en las fichas de dominó.

Domino

–          Sopa de Letras: hemos jugado a sopas de letras con los nombres de los medios de transporte, los días de la semana, los meses del año, los colores, frutas y animales.

Sopa de letras 1

Sopa de letras 2

Anuncios

Cuando una película de Disney puede ruborizar a unas niñas

Estándar

Una de las cosas que más me sorprende de Nepal y a la que no consigo acostumbrarme, es la segregación entre niños y niñas, que, claro, luego se traduce en hombres y mujeres. En general, creo que en Nepal es un poco menos exagerada que en India, pero aun así no dejan de llamarme la atención pequeños detalles. Por ejemplo, en el colegio donde van las niñas del centro realizan unos ejercicios en el patio del colegio antes de salir. En estos ejercicios todos los niños se ponen en fila separados por clases, y cada clase separada por niños y niñas, que van en diferentes filas. Cuando le pregunto a las niñas si tienen amigos o amigas, todas, desde las más pequeñas a las más mayores, me dicen que solo tienen amigas y que todos los niños son malos. Y de hecho, por la calle difícilmente ves grupos de niños y niñas juntos. En casa, las niñas son exageradamente pudorosas de su cuerpo y su intimidad. Para cambiarse de ropa cierran la puerta o se esconden en una esquina y siempre se cuidan mucho de ir muy tapadas, incluso cuando juegan. Cuando vemos alguna película y los protagonistas se besan, se tapan los ojos o se giran para no verlo.

Con estos antecedentes, os podéis imaginar que cuando voy a comprar alguna película para ver los sábados, tengo que tener mucho cuidado. La última semana me decidí por una de las películas de Disney para jóvenes, porque pensé que con Disney nunca podría fallar. Y debo admitir que ¡¡High School Musical les encantó!! Creo que la han visto ya como tres veces. Pero lo que a mí me llamó la atención fue ver que las niñas se ruborizaban en un par de escenas de la película. ¡De una película de Disney! Una de las escenas fue cuando una de las protagonistas aparece en la piscina con un bañador entero. Todas lanzaron un “Uuuuuhhh!”. Las otras escenas eran cada vez que dos de los protagonistas intentaban besarse. Algunas se tapaban los ojos, otras se giraban a ver mi reacción…

Me pareció tan surrealista y a la vez representativo de la cultura nepalí, que os lo tenía que contar.

Mi trekking de seis días

Estándar
Mi trekking de seis días

Durante mi estancia en Pokhara me decidí a hacer algo que nunca pensé que haría: un trekking!! Como iba a ser mi primera experiencia de senderismo en la montaña, me decidí por uno de los circuitos más cortos y fáciles, el Poon Hill Circuit, que suele durar entre 4 y 5 días.

Primero pensaba hacerlo a través de una agencia de trekking, especialmente por ir sola y ser mi primera experiencia en la montaña. Los presupuestos que me presentaron diferentes agencias iban desde los 160 hasta los 300 euros, sólo por guía/porteador, permisos y transporte para el primer y último día, sin alojamiento ni comida. Al final encontré a una compañera de trekking, Nathalie, una chica francesa de de 21 años, y nos aventuramos a hacer el trekking sin guía ni porteador. Sólo tuvimos que sacarnos los permisos necesarios (unos 40 dolares) y listas!

Al final hicimos el trekking un poco mas largo, pasando por el pueblo que da acceso a la ruta hacia el Annapurna Base Camp, y por eso duró 6 días en lugar de 4.

Por el camino fuimos conociendo a bastantes personas. Algunas iban con guía y/o porteador, y muchas otras no. En mi opinión, la diferencia entre las dos opciones es, además de la económica, la libertad. Nosotras pudimos cambiar la ruta cuando quisimos, decidir donde dormir y comer y cuando, y negociar los precios. Las rutas son turísticas y están muy bien indicadas. Es imposible perderse. En contrapartida reconozco que si pasara algo y no llevas a nadie, ahí tienes un problema… Al final, el guía se hace responsable ante cualquier situación que pueda pasar.

Annapurna South

En resumen, la experiencia fue fantástica, 6 días caminando por la montaña, sin oír un coche, un camión o una moto. Pasando por poblaciones donde solo se puede llegar a pie y viendo otra forma de vida. El único pero es que el día más importante, el día que subimos a 3200 metros para ver toda la cordillera del Annapurna, estuvo completamente tapado y no pudimos ver nada.

Aquí os dejo un resumen con algunas fotos, para que os hagáis una idea.