Archivo de la etiqueta: Nepal

Cuando una película de Disney puede ruborizar a unas niñas

Estándar

Una de las cosas que más me sorprende de Nepal y a la que no consigo acostumbrarme, es la segregación entre niños y niñas, que, claro, luego se traduce en hombres y mujeres. En general, creo que en Nepal es un poco menos exagerada que en India, pero aun así no dejan de llamarme la atención pequeños detalles. Por ejemplo, en el colegio donde van las niñas del centro realizan unos ejercicios en el patio del colegio antes de salir. En estos ejercicios todos los niños se ponen en fila separados por clases, y cada clase separada por niños y niñas, que van en diferentes filas. Cuando le pregunto a las niñas si tienen amigos o amigas, todas, desde las más pequeñas a las más mayores, me dicen que solo tienen amigas y que todos los niños son malos. Y de hecho, por la calle difícilmente ves grupos de niños y niñas juntos. En casa, las niñas son exageradamente pudorosas de su cuerpo y su intimidad. Para cambiarse de ropa cierran la puerta o se esconden en una esquina y siempre se cuidan mucho de ir muy tapadas, incluso cuando juegan. Cuando vemos alguna película y los protagonistas se besan, se tapan los ojos o se giran para no verlo.

Con estos antecedentes, os podéis imaginar que cuando voy a comprar alguna película para ver los sábados, tengo que tener mucho cuidado. La última semana me decidí por una de las películas de Disney para jóvenes, porque pensé que con Disney nunca podría fallar. Y debo admitir que ¡¡High School Musical les encantó!! Creo que la han visto ya como tres veces. Pero lo que a mí me llamó la atención fue ver que las niñas se ruborizaban en un par de escenas de la película. ¡De una película de Disney! Una de las escenas fue cuando una de las protagonistas aparece en la piscina con un bañador entero. Todas lanzaron un “Uuuuuhhh!”. Las otras escenas eran cada vez que dos de los protagonistas intentaban besarse. Algunas se tapaban los ojos, otras se giraban a ver mi reacción…

Me pareció tan surrealista y a la vez representativo de la cultura nepalí, que os lo tenía que contar.

Anuncios

Celebando Teej en Nepal

Estándar
Celebando Teej en Nepal

Esta semana han terminado las celebraciones del Festival Teej que se celebra con gran devoción por muchas mujeres en India y Nepal. Aunque en la casa donde yo estoy no se han seguido los rituales típicos de estos días, me ha parecido una celebración tan interesante, que he querido compartirlo con vosotros.

Teej es la fiesta por excelencia de las mujeres, sobretodo de las mujeres casadas. Se realiza en el mes de agosto o principios de septiembre.  Las mujeres casadas observan Teej para honrar a Shiva y que le conceda una vida larga y saludable a su marido. Las mujeres solteras lo hacen buscndo encontrar a un buen marido.

Teej Festival 2

Teej consiste en 3 días de celebracion en el que se alterna un día de de fiesta y danzas tradicionales, con otro de ayuno absoluto (no pueden comer ni beber nada durante todo el día), seguido de un tercer día en el que deben pasar varias horas limpiando cuidadosamente todo el cuerpo para así ser purificadas de sus pecados y se cumplan sus deseos.

Para mí lo más destacado de estos días es que las mujeres se visten con preciosos saris rojos y se arreglan y se maquillan, casi como si volvieran a ser las novias. Ya días antes se ven colas de mujeres en las tiendas de accesorios y maquillaje.

Uno de los días fuimos a visitar un templo cercano donde varias mujeres se acercaron, ataviadas con sus saris rojos, a hacer las ofrendas.

Teej Festival 3

 

Teej Festival 5

 

 

No sé a vosotros, pero a mí, lo que más me llamó la atención cuando me explicaron en qué consistía la fiesta, era que aun llamándola “fiesta de las mujeres”, el fin último del ayuno, el maquillaje, las ofrendas, etc. fuese la salud y el bienestar del marido. Interesante, ¿no os parece?

Mi trekking de seis días

Estándar
Mi trekking de seis días

Durante mi estancia en Pokhara me decidí a hacer algo que nunca pensé que haría: un trekking!! Como iba a ser mi primera experiencia de senderismo en la montaña, me decidí por uno de los circuitos más cortos y fáciles, el Poon Hill Circuit, que suele durar entre 4 y 5 días.

Primero pensaba hacerlo a través de una agencia de trekking, especialmente por ir sola y ser mi primera experiencia en la montaña. Los presupuestos que me presentaron diferentes agencias iban desde los 160 hasta los 300 euros, sólo por guía/porteador, permisos y transporte para el primer y último día, sin alojamiento ni comida. Al final encontré a una compañera de trekking, Nathalie, una chica francesa de de 21 años, y nos aventuramos a hacer el trekking sin guía ni porteador. Sólo tuvimos que sacarnos los permisos necesarios (unos 40 dolares) y listas!

Al final hicimos el trekking un poco mas largo, pasando por el pueblo que da acceso a la ruta hacia el Annapurna Base Camp, y por eso duró 6 días en lugar de 4.

Por el camino fuimos conociendo a bastantes personas. Algunas iban con guía y/o porteador, y muchas otras no. En mi opinión, la diferencia entre las dos opciones es, además de la económica, la libertad. Nosotras pudimos cambiar la ruta cuando quisimos, decidir donde dormir y comer y cuando, y negociar los precios. Las rutas son turísticas y están muy bien indicadas. Es imposible perderse. En contrapartida reconozco que si pasara algo y no llevas a nadie, ahí tienes un problema… Al final, el guía se hace responsable ante cualquier situación que pueda pasar.

Annapurna South

En resumen, la experiencia fue fantástica, 6 días caminando por la montaña, sin oír un coche, un camión o una moto. Pasando por poblaciones donde solo se puede llegar a pie y viendo otra forma de vida. El único pero es que el día más importante, el día que subimos a 3200 metros para ver toda la cordillera del Annapurna, estuvo completamente tapado y no pudimos ver nada.

Aquí os dejo un resumen con algunas fotos, para que os hagáis una idea.

Paseando por Pokhara

Estándar
Paseando por Pokhara

Después de dos semanas, me marché de Katmandu con ganas ya de un cambio de aire y de poder ver algo más de Nepal.
El viaje en autobús (7 horas) se me hizo pesado, cosa que me pareció extraña tras los viajes de horas y horas en India. Pero la carretera y el autobús no eran iguales, y marcan una diferencia importante…. Y eso que decidí seguir el consejo de una persona que lleva viviendo en Nepal la friolera de 18 años, y compré un billete para viajar en uno de los miles de autobuses turísticos que van a Pokhara cada día.

Camino a Pokhara
Pokhara es la segunda ciudad más importante de Nepal después de Katmandú, muy turística pero tranquila y famosa por ser el punto de inicio y final de las rutas de senderismo al Annapurna. La zona típica turística se llama Lakeside, que es una versión tranquila de Thamel. En Pokhara encontré su famosísimo lago (que te regala unas fotos de atardeceres increíbles), la enésima Pagoda de la Paz Mundial, unas cataratas (aunque yo no me atrevería a nombrarlas así…) y varios Campos de Refugiados Tibetanos.
Estuve allí una semana, aprovechando a hacer algunas visitas a los sitios más famosos cuando dejaba de llover a mares, paseando y leyendo mucho. También allí me fui cruzando con varios turistas y viajeros, cada uno con nuestra historia particular. Esto fue un cambio importante respecto a Katmandú, donde casi no tuve contacto con otros viajeros. Conocí a Mustafa, un divertidísimo turco que viajaba por Nepal en moto y se veía envuelto en las historias más surrealistas. Me reí mucho con él. También conocí a Kathalina, una chica alemana que al terminar la carrera de medicina se embarcó en un viaje de 3 meses por Japón, Malasia y Nepal. Éste era su primer viaje a Asia, ya que casi siempre ha viajado a África para colaborar en hospitales, y era muy interesante escuchar sus vivencias en África, así como sus impresiones sobre los países que ha visitado en Asia.
Dejé Pokhara para hacer un trekking de unos 4 días, que al final se alargó hasta 6! Pero eso se merece un post aparte…
Como siempre, aquí os dejo un reportaje fotográfico del viaje.

¿Cómo es una clase de inglés en un monasterio?

Estándar
¿Cómo es una clase de inglés en un monasterio?

Una de las ventajas de alojarte en un Monasterio es que puedes participar en algunas de sus actividades. Estuve en una de las tres pujas que celebran diariamente, y pude asistir también a una de las clases de inglés.

En el mismo aula se concentraban cuatro grupos: los más pequeños o recién llegados que están aprendiendo a leer y escribir y que estaban estudiando nepalés, y tres niveles más según los conocimientos adquiridos.

Todos los estudiantes, muy disciplinados, se sientan en sus asientos por grupos. Uno de los grupos estuvo dirigido por Dalia, una mujer de Nueva Zelanda que está en el Monasterio como voluntaria enseñando inglés y dando información sobre el Monasterios y el Budismos a los turistas. Los otros dos grupos de inglés iban repitiendo los ejercicios que tenían en el libro, con esa cantinela y esos movimientos tan característicos de los monjes. Algunos de los huéspedes del guesthouse nos unimos a la clase y nos fuimos sentando con algunos de los alumnos para repasar la lección. Me dio la impresión de que saben leer en inglés, pero no tengo tan claro que entiendan lo que leen. Si les hacia una pregunta que se saliera de lo que estaba exactamente escrito en su libro, ya estaban descolocados y no sabían responder.  Una pena, porque son estudiantes disciplinados como pocos!

Al acabar la lección, todos salieron corriendo al patio para jugar. Al final, no dejan de ser niños, ¿verdad?

Un resumen fotográfico de la jornada aquí.

Mi primera semana en Katmandú

Estándar
Mi primera semana en Katmandú

¡Ya llevo una semana en Katmandú! En esta semana he intentado acostumbrarme a Nepal, que no es tan similar a India como parece.

Empecé pasando las primeras noches en un hotelito en la zona de Thamel, que es la zona típica de mochileros. Es una zona fácil para un turista. todo son tiendas de souvenirs, restaurantes y hoteles. Pero también es la menos autentica y más cara. En cuanto sales de allí te das cuenta de lo diferente que es el resto de katamndú, donde casi no hay carteles en inglés. Así que de allí me trasladé al Monasterio tibetano al norte de la ciudad, donde  la vida transcurre extremadamente tranquilamente.

A pesar de las lluvias monzónicas, he podido visitar Thamel, Durbar Square, Swayambhunath, Bodhnath, he comprado un paraguas que utilizo de sombrilla y de paraguas, he comido platos típicos nepalíes y unas fantásticas hamburguesas de ternera, he empezado a coger autobuses locales y me he perdido caminando por las zonas menos turísticas! También pude conocer la casa de acogida y las niñas con las que estaré viviendo y colaborando en septiembre, Katmandú me recuerda a Roma, sólo neceistas perderte por sus calles para descubrir una templo o un edificio antiquísimo en cualquier esquina. ¡Es impresionante!

¿Parece que no haya parado? ¡Pues todo lo contrario! He llevado una vida muuuuy relajada. A veces creo que demasiado. Por ahora intento apaciguar la lucha interna entre la turista que cree que debería estar viendo cosas siempre, y la meditadora que intenta disfrutar de la tranquilidad.

Para ver un resumen fotográfico de la semana, podéis hacer clic aquí.

Paseando por Nepal

Estándar
Paseando por Nepal

Como muchos ya sabéis, ya no estoy en India sino en Nepal. Me permitiréis que mantenga mis posts en este mismo blog, aunque no se llame “paseandopornepal”… 😛

Por ahora Nepal me está tratando fantásticamente. Es todo un soplo de aire fresco después de India! Todavía no he salido de Katmandú, pero estoy deseando conocer las zonas de las montañas, las aldeas, etc.

Es época de monzón, y eso dificulta las salidas turísticas y las excursiones. Por ahora estoy pasando mas tiempo en mi habitación, leyendo, viendo películas, que paseando y turistiqueando. Pero me imagino que esto también lo impone el tiempo que tengo para visitar las cosas, ya que tengo mas de 1 mes para viajar por Nepal antes de incorporarme a la ONG con la que voy a estar trabajando durante septiembre.

Por ahora os dejo algunas fotos de mis primeros paseos por Katmandú. Podéis verlo en la página de facebook o haciendo clic aquí.