Archivo de la etiqueta: Lumbini

Paseando por Lumbini

Estándar
Paseando por Lumbini

Decidí visitar Lumbini estando en Pokhara. Me apetecía conocer algo un poco más auténtico de Nepal, menos turístico, y me interesaba mucho visitar un lugar tan sagrado para los budistas. Varias personas me habían hablado muy bien de este lugar, por lo que en mi cabeza se fue creando una imagen muy definida de lo que sería Lumbini, y mis expectativas eran muy altas. Esto es una de las peores cosas que te pueden pasar cuando viajas, me temo, porque es una decepción casi asegurada.

El viaje de Pokhara a Lumbini en un autobús turístico (ejem) fue bastante pesado. No paró de diluviar durante las 9 horas de viaje, la carretera era un desastre y mi mochila en el techo del autobús acabó empapada. Con todo esto os podéis imaginar que no estaba de muy buen humor cuando llegué a Lumbini que, además, resultó no ser más que una calle con 3 o 4 guesthouses y poco más.

Lumbini es famoso por ser el lugar donde nació Siddartha Gautama, Buda, en el año 563 a.C. De ahí que este lugar, que es Patrimonio Mundial de la Unesco, tenga una enorme importancia religiosa y atraiga a peregrinos budistas de todo el mundo.

Estanque sagrado y Templo de Maya Devi

Estanque sagrado y Templo de Maya Devi

Esa misma tarde me decidí a visitar la atracción principal de Lumbini, que claramente es el lugar exacto del nacimiento de Buda. Fue otra decepción… o quizás es que estaba de tan mal humor que nada me habría impresionado. Me esperaba algo muy especial, con peregrinos rezando, velas encendidas, cánticos, etc., pero en lugar de eso me encontré con una taquilla para comprar el ticket que te permite visitar el templo, un lugar donde debes dejar los zapatos aunque los policías lleven botas y los monjes sandalias,  monjes recogiendo sus pertenencias para marcharse y contando el dinero “recolectado” durante el día, gurús hablando a los gritos por el móvil… Dentro del templo no se pueden hacer fotos, hay que descalzarse y guardar silencio. Pero, ¿qué me encontré? Un policía llevando unas enormes botas, hablando en un tono muy alto con varios visitantes justo encima de una piedra cubierta por un cristal blindado iluminada con luces de colores (ein?) que marca el lugar exacto donde Maya Devi dio a luz a Buda. Sinceramente, me fui muy pero que muy decepcionada de vuelta al hotel.

Lumbini 4

Al día siguiente alquilé una bicicleta para visitar el parque llamado Zona de Desarrollo de Lumbini, que tiene unas dimensiones de 4 por 2,5 km. Eso mejoró el día y mi opinión sobre Lumbini. Por la mañana temprano volví al Templo de Maya Devi porque me habían dicho que era la mejor hora para visitarlo pues se podían encontrar a los peregrinos rezando y haciendo sus ofrendas. No encontré nada de eso, pero por lo menos pude ver como los monjes llegaban y se iban colocando alrededor de un árbol y empezaban una especie de discusión. No entendí nada, pero fue interesante verlo y ver como un grupo de personas vestidas de blanco que luego supe eran budistas venidos desde Sri Lanka en un viaje espiritual, realizaban algunos rituales y cantaban. Cuando ya me marchaba, uno de los monjes me llamó para que me acercara y enrolló un cordón rojo alrededor de mi muñeca mientras iba murmurando algo. No está mal, no?

Lumbini 1   Lumbini 5

El resto del día lo pasé recorriendo parte del parque y las aldeas alrededor. Desde la fundación de la Zona de Desarrollo de Lumbini en 1978, todas las naciones budistas del mundo han ido construyendo monasterios. Algunos monasterios me parecieron más bonitos que otros, pero en general me pareció una especie de “parque de atracciones” y una competición entre los países por crear el templo más extravagante o grande o no sé yo. No puedo evitar mencionar como me llamó la atención ver que algunos de los países más pobres de Asia habían construido, o estaban construyendo, enormes templos budistas.

Real Monasterio Budista Tailandés

Real Monasterio Budista Tailandés

Lumbini 9

Lumbini 7

Lumbini 6

 

 

 

Anuncios