¡Y por fin pude estar en uno de los famosos festivales budistas!

Estándar
¡Y por fin pude estar en uno de los famosos festivales budistas!

En las numerosas ocasiones en las que he estado en zonas donde la religión budista era la mayoritaria, siempre he querido poder presenciar uno de los famosos festivales donde los monjes se visten con trajes espectaculares y se esconden detrás de máscaras antiquísimas. Y claro, en Leh esto era uno de mis objetivos, pero parecía que todo pasaba cuando yo no estaba…. ¡Pero no! Una bonita y fría mañana recibí la llamada de Thinlas. Me contaba que acababa de enterarse de que ese día se celebraba un festival (lo siento, soy incapaz de recordar el nombre) en un monasterio que estaba bastante cerca de Leh. Era el Monasterio de Tiksey, que ya visité en primera visita (más turística) a Leh.

Festival Monasterio Tiksey

Os podéis imaginar que tardé muy poco en saltar de la cama e irme pitando hacia allí. Por desgracia no me dio tiempo a cargar la batería de la cámara grande y sólo pude llevarme la pequeña, que además empezó a pitar por falta de batería en seguida. Por eso las fotos no son todo lo espectaculares que podrían haber sido dado el entorno. El escenario, los colores, el espectáculo eran increíbles. Además, había poquísimos turistas y eso me daba todavía más la impresión de haberme colado en algún lugar mágico.

Festival Monasterio Tiksey

 

Festival Monasterio de Tiksey

Festival Monasterio de Tiksey

 

 

Mujeres asomándose a la puerta de un templo donde solamente pueden entrar los hombres

Mujeres asomándose a la puerta de un templo donde solamente pueden entrar los hombres

Podéis ver más fotos aquí, y algunos vídeos en el canal de youtube.

 

Festival Monasterio de Tiksey

Festival Monasterio Tiksey

 

Sobre mi proyecto en Leh y el nacimiento de Ladakhi Women’s Welfare Network

Estándar
Sobre mi proyecto en Leh y el nacimiento de Ladakhi Women’s Welfare Network

Continuando con el post anterior, quiero contaros como seguimos con el proyecto y la historia de la chica que me devolvió la ilusión y me hizo recordar el porqué de mi estancia allí, pasando esos meses y ese frío terrible.

Por deseo estricto de la víctima no voy a revelar ningún dato personal sobre ella, ya que insistió mucho en que quería mantener el anonimato total. De hecho, nos costó mucho conseguir hablar con ella sobre este tema y que creyera nuestras promesas de que nunca revelaríamos ningún dato sobre ella sin su consentimiento. Debo reconocer que me sorprendió mucho verla tan asustada. Al fin y al cabo, ¡ella era la victima! Aún a día de hoy puedo aceptarlo, pero no entender como los roles pueden girarse tanto.

La historia tan terrible que nos contó fue que hacía unos años, mientras intentaba volver a casa desde una de las poblaciones más grandes de la zona, un chico que trabajaba en una tienda y que era un amigo de la familia se ofreció a llevarla a casa. De camino a la aldea donde ella vivía con su familia, el chico se juntó con más amigos y la llevaron a una casa al lado de la carretera y allí fue violada por cada uno de ellos durante toda la noche. Solo cuando ya amanecía la dejaron salir. Una familia que la encontró por la calle, la llevó a la comisaría de policía y desde allí llamaron a sus padres. Cuando los padres aparecieron en la comisaría para recogerla, el padre estaba enfadadísimo porque ella no había pasado la noche en casa. A pesar de que ella conocía la identidad de sus agresores, la convencieron para que no los denunciara ya que eran personas conocidas en la comunidad. En lugar de eso le buscaron un marido para que se casara y así acallar los rumores sobre ella y lo sucedido. El marido estuvo abusando de ella, pegándole y utilizando el dinero común para gastárselo en bebida, hasta que al final ella decidió marcharse de vuelta a casa de sus padres y separarse de él. La hija que tienen en común vive con los padres de él y en los últimos 6 años la ha visto 2 veces. Os aseguro que la conversación que tuvimos con ella fue la más dura que jamás he tenido. Tras 3 horas de reunión, acordamos que sus prioridades eran encontrar un empleo y ver qué posibilidades tenía legalmente para poder luchar por la custodia de su hija. Y sí, claramente esta historia fue un punto de inflexión en mi motivación personal. No podía creer que alguien que había sido víctima de tales abusos podía seguir siendo víctima de la sociedad.

Una vez tuvimos un poco más claro que era lo que queríamos conseguir, fuimos convocando reuniones e invitando a diferentes mujeres que creíamos podrían estar interesadas en colaborar. La idea era crear una red de mujeres que pudiera llevar a cabo algunas acciones para cambiar la situación de la mujer en Ladakh y luchar ante casos de violencia.

Reunion LWWN

Las reuniones fueron muy interesantes y también diferente a como me lo imaginaba. A veces parecían largos actos sociales donde se tomaba té y galletas, se reía mucho y había mucha pasión. A mí me sorprendió encontrarme con un tipo de mujer tan diferente al que había visto en otros lugares de India. Vi mujeres más seguras, que hablaban alto y fuerte y con las ideas muy claras. Fue todo un lujo poder compartir ese tiempo con ellas.

Imagen

Sobre el proyecto, yo tenía claro que no quería que se crease la típica asociación jerárquica donde las decisiones se toman en la cúpula. Quería que fuese un punto de encuentro entre personas, hombres o mujeres, y que las ideas y acciones surgieran de ellos mismos. Y así fue. Después de varias reuniones, todo empezó a tomar forma. Se decidió el nombre, los temas en los que se iba a trabajar, la organización, etc. Y así nació la Ladakh’s Women Welfare Network, que ya tiene hasta un grupo en Facebook que os invito a que visitéis.

Imagen

Por desgracia yo tenía que irme de India a finales de noviembre, justo cuando el proyecto parecía que empezaba a arrancar y a tomar forma. Esto me dio mucha pena, pero no me quedaba otra opción ya que mi visado expiraba ya. Por suerte, gracias a las tecnologías de hoy en día, puedo seguir en contacto con ellas y les voy echando una mano en todo aquello en lo que puedo colaborar. Sé que siguen en contacto, han registrado formalmente la asociación y han hecho algunos talleres de formación.

Mi proyecto en Leh

Estándar
Mi proyecto en Leh

Hace ya mucho que tenía pendiente actualizar mi proyecto actual y hoy por fin he encontrado un hueco para hacerlo. Desde que llegué el 30 de septiembre a Leh, estoy colaborando en un proyecto de Women Empowerment. Es una experiencia completamente diferente a las anteriores, pues esta vez no se trata de una ONG ni asociación, simplemente una idea, la idea de mejorar la situación de las mujeres en Ladakh.

Cuando vine en abril a Leh conocí a Thinlas, una mujer increíblemente fuerte y valiente. Ella es la propietaria de la Ladakhi Women’s Travel Company, la única agencia de viajes y trekking en Ladakh dirigida por mujeres. Ella tuvo que abrir esta compañía porque, aun siendo guía de montaña titulada, nadie la contrataba por el hecho de ser mujer. Por eso decidió abrir su propia agencia y emplear sólo a mujeres como guías, porteadoras, cocineras, etc. Cuando nos conocimos le conté que me gustaría participar en algún proyecto dedicado a las mujeres y a mejorar su situación. Ella me contó de la situación de la mujer en Ladakh, que aunque es mejor que la de otras mujeres en otras partes de la India, todavía hay casos de violencia y discriminación. Y de ahí surgió la idea de pasar aquí estos dos meses y trabajar en nuestro “proyecto”.

Además de los problemas específicos que deben enfrentar las mujeres aquí, se añade un problema general que sufre toda la zona de Ladakh. Las carreteras que conectan la región con el resto de India se quedan bloqueadas por la nieve desde octubre hasta mayo aproximadamente, por lo que Ladakh queda aislado del resto del mundo. El turismo desaparece por completo y con ello las posibilidades de trabajo para muchos de los comercios, hoteles, agencias de trekking, etc. Eso supone un grave problema para todos, pero especialmente para las mujeres que deben quedarse al cuidado de los familiares y las casas y raramente se les verá marchándose a otro lugar durante el invierno, cosa que sí hacen los hombres.

Este año Thinlas ha querido cambiar esta situación e intentar apoyar a aquellas de sus empleadas que estuvieran interesadas en realizar alguna actividad durante el invierno para poder recibir algunos ingresos. La mayoría de ellas estuvieron interesadas y tras lanzar algunas ideas, decidieron empezar de forma experimental este año produciendo tomate triturado que guardan en botes de cristal hasta enero, cuando las existencias de tomate triturado de las tiendas suele acabarse y no hay forma de hacer llegar más a la ciudad. Este año van a empezar con unos 200 botes para ver qué tal va y en función de eso decidir si se incrementa la producción para el año próximo. Esta idea nos pareció a todos la mejor porque es también la más sostenible, al no depender del turismo nuevamente, sino que va dirigida a la población local.

Stock de tomates para preparar el puré de tomate

Preparación Puré de tomate

Pero nosotras queríamos hacer algo más general con el proyecto de mujeres, aunque andábamos algo perdidas. ¡No es tan fácil empezar algo de cero! Primero tuvimos la idea de entrevistar a mujeres importantes de la zona, triunfadores, con roles importantes, una especie de entrevistas motivadoras. Empezamos entrevistando a la Doctora Ladol, que es la primera ginecóloga (mujer) en Ladakh, y también entrevistamos a mujeres en cargos oficiales, mujeres que trabajan en la redacción de un periódico, chicas jóvenes de las aldeas cercanas a Leh, etc. Fue interesante, aunque creo que no conseguimos exactamente lo que buscábamos. Lo que más me sorprendió es que muchas de ellas decían que la situación de la mujer en Ladakh era muy buena y que no eran necesarias más acciones. Fue un momento duro, especialmente para mí, que empecé a plantearme cual era el sentido de estar aquí pasando frío estos meses si nadie parecía ver la necesidad de este proyecto. Dediqué varios días a reflexionar sobre esto… fue un momento de bajón total. Finalmente, hablando con Thinlas, decidimos cambiar un poco la perspectiva y entrevistar a mujeres que han sufrido situaciones de violencia y discriminación, para ver el otro lado de la moneda. Ahí conocí a una chica con una historia terrible detrás, y gracias a ella recuperé la ilusión y confianza en el proyecto.

En próximos capítulos os cuento algunos detalles sobre la historia de esta chica y sobre el proyecto en sí. ¡Seguid atentos! CONTINUARÁ…

 

 

¿Dónde vivía en Leh?

Estándar

Cuando volví a Leh después de estar varios meses paseando por ahí, la verdad es que fue todo un alivio pensar que por fin iba a poder quedarme en un sitio durante unos meses y hacer de un sitio “mi casa” de nuevo. Lo necesitaba.

Una de las cosas que más me apetecía era cocinar. Después de llevar tanto tiempo viajando por ahí y comiendo siempre fuera de casa, me moría por poder cocinar yo misma. Por eso, aunque primero pensé en quedarme con una familia ladakhi, al final opté por buscar una habitacioncita con cocina y baño. Thinlas me ayudó y localizó un guesthouse que tenían una habitación separada del resto del complejo del guesthouse con un baño y una cocinita pequeña. Como yo quería llegar y poder quedarme ya allí, no pude visitarlo antes y simplemente lo acepté.

Cuando llegué al Gangba Guesthouse me hizo gracia que el guesthouse fuese tan típicamente ladakhi, aunque mi habitación no lo era. El Guesthouse era un negocio familiar y debía de irles muy bien porque habían ampliado ya a 2 edificios! También estaba la casa donde vivía la familia, de típico estilo ladakhi y mi pequeño edificio. Había un jardín, un huerto y animales. Mi habitación era muy simple, con un mini armario, una mesa y una cama. Además, el sol no entraba nunca directamente por la ventana para calentar la habitación, por lo que solía hacer mucho más frío que en el exterior. La cocina era muy pequeñita y con muy pocos cacharros para cocinar. La familia era correcta en el trato, aunque muchas veces sentía que les molestaba cuando les pedía algo. Además, aunque yo me había comprometido a quedarme dos meses allí y estaba pagando una cantidad algo más alta de lo que tenia previsto, a mí no me trataban como al resto de huéspedes que estaban en las habitaciones normales. Por ejemplo, yo no tenia acceso al Internet, ni agua caliente, ni mantas extras, ni derecho a utilizar la electricidad del generador cuando se iba la luz (era la única que me quedaba a oscuras todas las noches cuando se iba la luz).

Mi residencia en el Gangba Guesthouse

  Mi residencia en el Gangba Guesthouse

 

El techo de mi habitación, muy típico ladakhi!

El techo de mi habitación, muy típico ladakhi!

 

Casa familiar, típica casa tradicional de la región.

Casa familiar, típica casa tradicional de la región.

 

El sitio no estaba mal, aunque me daba mucho miedo pensar en cómo iba a poder sobrevivir a la bajada de temperaturas que estaba por venir, porque la verdad es que hacia ya bastante frío en la habitación, aunque las temperaturas para esa zona todavía eran agradables.

Afortunadamente, Daniel, un catalán que fue mi compañero en el viaje suicida al lago Pangong me habló del lugar donde estaba él: una habitación enorme con cocina y baño en el gesthouse Julay, que además estaba mucho más cerca del centro y al lado justo de la oficina donde yo iba a trabajar. Así que no tardé nada en ir a verla y acordar un precio con la familia y en dos días ya estaba instalada allí!! Y vaya cambio!! Mucha más luz, más grande, la familia que llevaba el negocio eran amabilisimos y yo podía utilizar todas las facilidades que había en la casa. Cuando me mudé, ya me avisaron que en cuanto bajasen más las temperaturas tendrían que cortar el agua de las cañerías, pero que cada mañana me traerían un cubo de agua caliente para bañarme. Y así hicieron durante los casi dos meses que estuve allí. Además también me traian agua filtrada para beber, y se encargaban de la basura y de la limpieza semanal de la habitación. Y todo esto, ¡más barato que en el Gangba Guesthouse! Todo un regalo!!

Mi habitación

Mi habitación

 

Todavía mi habitación

Todavía mi habitación

 

Cocina

Cocina

 

Leh en invierno

 

Desde luego, lo recomiendo a cualquiera que pase por Leh.

 

Experimentando algunos platos en Leh

Imagen

En Leh se hace muy complicado cocinar durante el invierno porque la variedad de alimentos disponibles es bastante escasa (patatas, cebollas, col, zanahoria los días de suerte…. y poco más!). Esto me hizo lanzarme un poco más a experimentar con platos de la cocina india, ya que era imposible poder cocinar algo más “mediterranean style”. Aquí una muestra de mis deliciosas lentejas. Ñam ñam.

 

Lentejas caseras en Leh

Paseando por Ladakh

Estándar
Paseando por Ladakh

Han pasado ya 15 días desde mi llegada a la fría e impresionante área de Ladakh. ¡Estos días han pasado volando! Los primeros días fueron de reposo para la aclimatación a los 3500 m de Leh, el frío y el cambio de estilo de vida… Cuando llegué todavía había algunos turistas dando vueltas y hacia buen tiempo, así que quise aprovechar para hacer algo de turismo antes de que el frío y la nieve hiciera desaparecer los grupos de turistas y poder compartir tour y gastos. Y creo que tuve suerte porque lo hice justo a tiempo.

Por casualidad nos juntamos 4 europeos y decidimos lanzarnos a la aventura de visitar al Pangong Tsho Lake en moto: Erik de Eslovaquia, Dani de Barcelona y Dermot de Irlanda. Alquilamos 3 motos, compramos algo de ropa de abrigo y nos lanzamos a la aventura. Fueron unas 8 horas de viaje de ida en el que cruzamos la tercera carretera más alta del mundo (Paso de Chang La, a 5.320mts), en el que el amable personal del ejército de India te invita a un té. El viaje fue largo y cansado, pero toda una aventura.

Pangong Lake

Al día siguiente intentamos llegar a la frontera China que está a 60 km del lago, pero la carretera era tan mala que decidimos dar la vuelta e iniciar el regreso a Leh. Esta vez nos llevó solo 6 horas. Podéis ver un resumen fotográfico de la ruta aquí.

Para aprovechar la oportunidad de compartir gastos y aprovechar el  permiso que necesitas para visitar los principales puntos de interés en Ladakh, a los dos días decidimos hacer la ruta hasta Turtok, el pueblo que está a solo 7 km de la frontera con Pakistan, cruzando el valle de Nubra. Esta vez lo hicimos en coche, lo que fue mucho más relajado, y cruzamos el paso de Khardong La (5.602mts), que es el paso por carretera más alto del mundo.

Khardung La

El viaje de ida fue mucho más relajado que el de las motocicletas, paramos para hacer fotos, visitar el monasterio de Diskit, y al llegar a Turtuk sentí como si estuviera realmente en Pakistan! Esa noche bajaron mucho las temperaturas y nevó en las montañas, por lo que el paso de Khardong La estuvo cerrado gran parte del día. Cuando ya nos habíamos hecho a la idea de que teníamos que pasar la noche en Diskit, nos avisaron que el paso estaba abierto e iniciamos el camino de regreso que se convirtió en uno de las trayectos más terribles que he hecho, y mira que llevo ya unas cuantas aventura automovilísticas a mis espaldas… Nos llevó 3 horas hacer los últimos 10 km antes del paso porque había tanto hielo en la carretera que el coche patinaba. A los intentos por empujar, echar arena en el suelo, cambiar la trazada, etc. había que sumarse el malestar por la altura, pues estábamos a más de 5000 mts. Yo me encontraba fatal y casi ni recuerdo los últimos metros. Sé que abrí los ojos cuando sentí que el coche paraba y me encontré en medio del paso de 5600 mts cubierto de nieve, completamente de noche y todo cerrado. Por suerte pudimos volver a Leh y todo quedó en una más de las aventuras vividas en estos paseos. Podéis ver un resumen del paseo por Nubra Valley aqui.