Archivo de la categoría: Curiosidades

Sobreviviendo en Leh, ¡y no es invierno todavía!

Estándar
Sobreviviendo en Leh, ¡y no es invierno todavía!

Lo reconozco. Es una de las situaciones más duras y, por ello, de las que me siento más orgullosa. ¡¡He sobrevivido en Leh viviendo en las situaciones más duras en las que jamás viví!! Y diréis “¡pero si te has pasado ya un montón de meses viviendo en India!”. Y sí, así  es, pero os aseguro que lo que las condiciones que he vivido en Leh han sido mucho más duras que nada de lo que he vivido antes.

Durante el primer mes que estuve en Leh, todavía las temperaturas eran suaves, especialmente de día, y con una chaquetita ya se podía ir bien por la calle. Ay, ¡qué días aquellos! Pero en cuestión de una semana la cosa cambió radicalmente y solo fue a peor. Por suerte sólo pasé allí el inicio de la temporada de invierno y no la peor época que va de Enero a Marzo, como todo el mundo se empeñaba en recordarme cada vez que me quejaba del frío que hacía, que era cada 10 minutos.

En mi casa se preparan para el invierno

En mi casa se preparan para el invierno

Para que os hagáis una idea, aquí una cronología de los acontecimientos más importantes:

–          A finales de octubre las carreteras que conectan Leh con el resto del país quedaron cortadas por la nieve. Desde ese momento, Leh queda incomunicado hasta la primavera y la única forma de llegar es en avión. Esto supone que no pueden llegar camiones con víveres y que las personas tienen dificultades para acudir a sus respectivos trabajos si viven fuera de la ciudad.

–          Los horarios de las oficinas y tiendas se van reduciendo, reduciendo. Cuando llegué, muchas tiendas y oficinas abrían a las 9h, luego pasaron a las 10h y cuando me marchaba ya era a las 11h. Y lo entiendo. Cuesta mucho saltar de la cama cuando hace tanto frío!!

–          A principios de noviembre, cuando ya empieza a helar por las noches, se cortan las cañerías de agua para que estás no se congelen y puedan estropearse. ¿Qué supone esto? Que dejas de tener agua corriente en las casas. La mayoría de casas tienen depósitos subterráneos donde almacenan el agua y ése es con el que se abastecen.

La ventana de mi habitación cubierta de hielo cada mañana

La ventana de mi habitación cubierta de hielo cada mañana

–          A principios de diciembre, también las cañerías de desagüe se quedan inutilizables y es cuando sí o sí hay que utilizar los famosos lavabos típicos de Ladakh. Estos no son más que un pequeño cuarto de dos pisos que está fuera de la casa. El piso superior tiene un pequeño agujero por donde se hacen las necesidades y luego se tira arena por él para taparlo. Encantador, eh?

–          El manto blanco de las montañas va bajando, bajando, bajando hasta que Leh acaba también cubierto por él. Esto suele suceder a finales de diciembre.

Leh en invierno Más Leh en invierno

Una de las cosas más curiosas que observé mientas estuve allí, es que en ningún lugar había calefacción ni estufa ni nada para calentarse. Teníamos prácticamente la misma temperatura dentro que fuera de los locales y esto hace que no lleves la misma ropa tanto en  el interior como en el exterior. Esto  incluye abrigo, bufanda, guantes y gorro. Tanto en restaurantes como en las oficinas, nadie se quitaba el abrigo. Me costó acostumbrarme, pero ya sabéis que “haya donde fueres, haz lo que vieres”, no? Pues no hay refrán más cierto. Y cuando estás en una situación así entiendes que no hay otra salida. Yo acabé comprando la mayoría de las prendas que utilizaban allí: ropa interior térmica, abrigos de lana, guantes y gorro de lana, etc.

Cenando en AMDO, uno de mis restaurantes favoritos en Leh, con bufanda chaqueta, forro pola y miles de capas más.

Cenando en AMDO, uno de mis restaurantes favoritos en Leh, con bufanda, chaqueta, forro polar y miles de capas más.

¡Y por fin pude estar en uno de los famosos festivales budistas!

Estándar
¡Y por fin pude estar en uno de los famosos festivales budistas!

En las numerosas ocasiones en las que he estado en zonas donde la religión budista era la mayoritaria, siempre he querido poder presenciar uno de los famosos festivales donde los monjes se visten con trajes espectaculares y se esconden detrás de máscaras antiquísimas. Y claro, en Leh esto era uno de mis objetivos, pero parecía que todo pasaba cuando yo no estaba…. ¡Pero no! Una bonita y fría mañana recibí la llamada de Thinlas. Me contaba que acababa de enterarse de que ese día se celebraba un festival (lo siento, soy incapaz de recordar el nombre) en un monasterio que estaba bastante cerca de Leh. Era el Monasterio de Tiksey, que ya visité en primera visita (más turística) a Leh.

Festival Monasterio Tiksey

Os podéis imaginar que tardé muy poco en saltar de la cama e irme pitando hacia allí. Por desgracia no me dio tiempo a cargar la batería de la cámara grande y sólo pude llevarme la pequeña, que además empezó a pitar por falta de batería en seguida. Por eso las fotos no son todo lo espectaculares que podrían haber sido dado el entorno. El escenario, los colores, el espectáculo eran increíbles. Además, había poquísimos turistas y eso me daba todavía más la impresión de haberme colado en algún lugar mágico.

Festival Monasterio Tiksey

 

Festival Monasterio de Tiksey

Festival Monasterio de Tiksey

 

 

Mujeres asomándose a la puerta de un templo donde solamente pueden entrar los hombres

Mujeres asomándose a la puerta de un templo donde solamente pueden entrar los hombres

Podéis ver más fotos aquí, y algunos vídeos en el canal de youtube.

 

Festival Monasterio de Tiksey

Festival Monasterio Tiksey

 

Matrimonio arreglado o por amor?

Estándar

Hoy quiero compartir con vosotros un interesante artículo sobre una de las cuestiones más asombrosas, desde nuestros ojos occidentales, de India.

Os aseguro que esto es así y pasa todavía. Me he encontrado con muchos casos de jóvenes, modernos, con estudios universitarios, que viven en ciudades grandes, y que me han contado sus culebrones amorosos y su presión para casarse pronto porque la edad apremia. En general, las chicas deberían casarse rondando los 24 años, y los chicos pueden esperar hasta los 30. Cuando sienten que ya les toca, o la familia presiona tanto que al final vence, los padres empiezan la búsqueda de la pareja. He conocido casos en los que las chicas han conocido al pretendiente y lo han rechazado, aunque saben que tienen un número limitado de “rechazos” que pueden utilizar.

En general es algo muy difícil de asimilar para nosotros, pero muy interesante. También es muy interesante las preguntas que ellos me hacen a mí sobre cómo se maneja esto en mi país y mi cara de poker para intentar explicarlo…

¡Espero que os guste el artículo!

Matrimonio arreglado o por amor?.

¡Tengo una doble en Bollywood!

Estándar
¡Tengo una doble en Bollywood!

Recuerdo perfectamente la primera vez que me dijeron que me parecía a una actriz de Bollywood. Estaba en un puestecito de ropa con una amiga. Ella se estaba probando unos pantalones y yo estaba fuera con los dependientes, que por supuesto eran hombres. Ellos fueron los primeros que me dijeron que me parecía a una tal Katrina noseque que era una actriz de Bollywood. ¡Me quedé alucinada! Me reí tanto sólo de pensar que podían compararme con una actriz de Bollywood.

El caso es que la historia se repitió varias veces. Tantas, que acabé buscando a la famosa Katrina para ver cómo era esa supuesta doble que tenía bailando por ahí. Y este es el resultado. Os presento a Katrina Kaif.

Katrina Kaif Picture 7

La historia se repitió tanto tanto, que acabé adoptándola. Al final me avanzaba yo y acabé explicando lo de mi doble en Bollywood a diestro y siniestro. ¡Cualquier día me piden un autógrafo!

jab-tak-hai-jaan 1katrina kaif

Lo que no habia visto antes…

Estándar

Como sabéis, esta es la tercera vez que estoy en India. Anteriormente estuve como turista viajando con mi mochila a cuestas, y ahora estoy viviendo en Udaipur. Estoy disfrutando mucho de la experiencia tan diferente de vivir vs viajar, especialmente de las cosas que se pueden descubrir o aprender cuando te mueves con gente local y puedes visitar lugares mas remotos. Una de las cosas que por ahora más me ha sorprendido, es la imagen tan distinta que estoy teniendo de esta sociedad. Una de las principales diferencias ha sido el sistema de castas. Cuando viajé antes, no noté una fuerte presencia del sistema de castas en la sociedad, y la verdad, pensé que era algo más bien del pasado y que ya estaba desapareciendo. Ahora me sorprende ver que esta muy presente en todas partes y en cualquier actividad. Desde una compañera que comenta una noticia sucedida en la ciudad y añade: “y esa persona era de mi misma casta, sabéis?”. O cuando le dije a una de las chicas que trabaja conmigo que estaba muy guapa y ella me respondió: “es que soy rajput” (rajput es uno de los grupos descendiente de la casta de los khatriya). Me he dado cuenta que solamente con decir el nombre, ya saben a que casta pertenecen y en función de eso ya se pueden hacer toda una idea estereotipada de lo que puede o no hacer esa persona. Os pondré otro ejemplo: tenemos una chica que limpia la casa y nos cocina. Ella pertenece también a la casta de los rajput. (Como veis en seguida nos dicen la casta a la que pertenecen). Ella limpia toda la casa pero solo hasta la puerta del baño. Para limpiar el baño viene otra persona que solo limpia baños. Esto es porque pertenece a una casta más baja que la persona que limpia el resto del piso.

La casta de cada persona la determina automáticamente la condición de la familia en la que viene al mundo y es ya algo inmutable en vida, no se puede “progresar” dentro de una casta. Seguramente esta es una de las razones de que los matrimonios concertados sigan estando presentes en la mayoría de la sociedad india.

Aquí os dejo el link a un interesante artículo que habla sobre el tema de los matrimonios concertados:

http://www.lasociedadgeografica.com/blog/india-hoy/la-logica-del-matrimonio-concertado/

Turistas vs… nosotros?

Estándar

Me parece muy curiosa la rivalidad que parece existir entre nosotros (los extranjeros que estamos viviendo aquí) y los turistas. Lo noto cuando vamos a la parte antigua y más turística de Udaipur. Para empezar, nosotros nos movemos en Tempos, un medio de transporte colectivo que cogen los locales y que es muy barato. Una vez que llegamos al centro, tenemos que caminar unos 10 minutos antes de entrar de pleno en la parte vieja de la ciudad. Es a partir de ahí donde empezamos a ver extranjeros (blanquitos, como les llamo yo) y todo cambia. Los vendedores son muy pesados, el ambiente es diferente, todo es más caro…. Y creo que todo esto ha desarrollado en nosotros un cierto sentimiento de superioridad respecto a los pobres turistas. Lo mejor de todo es que todos volvemos a ser simples turistas cuando volvemos a montar nuestra mochila y/o nos movemos solo unos kilómetros de nuestro campamento base!