Archivo de la categoría: Paseando por la cocina

Experimentando algunos platos en Leh

Imagen

En Leh se hace muy complicado cocinar durante el invierno porque la variedad de alimentos disponibles es bastante escasa (patatas, cebollas, col, zanahoria los días de suerte…. y poco más!). Esto me hizo lanzarme un poco más a experimentar con platos de la cocina india, ya que era imposible poder cocinar algo más “mediterranean style”. Aquí una muestra de mis deliciosas lentejas. Ñam ñam.

 

Lentejas caseras en Leh

Paseando por Ladakh

Estándar
Paseando por Ladakh

Han pasado ya 15 días desde mi llegada a la fría e impresionante área de Ladakh. ¡Estos días han pasado volando! Los primeros días fueron de reposo para la aclimatación a los 3500 m de Leh, el frío y el cambio de estilo de vida… Cuando llegué todavía había algunos turistas dando vueltas y hacia buen tiempo, así que quise aprovechar para hacer algo de turismo antes de que el frío y la nieve hiciera desaparecer los grupos de turistas y poder compartir tour y gastos. Y creo que tuve suerte porque lo hice justo a tiempo.

Por casualidad nos juntamos 4 europeos y decidimos lanzarnos a la aventura de visitar al Pangong Tsho Lake en moto: Erik de Eslovaquia, Dani de Barcelona y Dermot de Irlanda. Alquilamos 3 motos, compramos algo de ropa de abrigo y nos lanzamos a la aventura. Fueron unas 8 horas de viaje de ida en el que cruzamos la tercera carretera más alta del mundo (Paso de Chang La, a 5.320mts), en el que el amable personal del ejército de India te invita a un té. El viaje fue largo y cansado, pero toda una aventura.

Pangong Lake

Al día siguiente intentamos llegar a la frontera China que está a 60 km del lago, pero la carretera era tan mala que decidimos dar la vuelta e iniciar el regreso a Leh. Esta vez nos llevó solo 6 horas. Podéis ver un resumen fotográfico de la ruta aquí.

Para aprovechar la oportunidad de compartir gastos y aprovechar el  permiso que necesitas para visitar los principales puntos de interés en Ladakh, a los dos días decidimos hacer la ruta hasta Turtok, el pueblo que está a solo 7 km de la frontera con Pakistan, cruzando el valle de Nubra. Esta vez lo hicimos en coche, lo que fue mucho más relajado, y cruzamos el paso de Khardong La (5.602mts), que es el paso por carretera más alto del mundo.

Khardung La

El viaje de ida fue mucho más relajado que el de las motocicletas, paramos para hacer fotos, visitar el monasterio de Diskit, y al llegar a Turtuk sentí como si estuviera realmente en Pakistan! Esa noche bajaron mucho las temperaturas y nevó en las montañas, por lo que el paso de Khardong La estuvo cerrado gran parte del día. Cuando ya nos habíamos hecho a la idea de que teníamos que pasar la noche en Diskit, nos avisaron que el paso estaba abierto e iniciamos el camino de regreso que se convirtió en uno de las trayectos más terribles que he hecho, y mira que llevo ya unas cuantas aventura automovilísticas a mis espaldas… Nos llevó 3 horas hacer los últimos 10 km antes del paso porque había tanto hielo en la carretera que el coche patinaba. A los intentos por empujar, echar arena en el suelo, cambiar la trazada, etc. había que sumarse el malestar por la altura, pues estábamos a más de 5000 mts. Yo me encontraba fatal y casi ni recuerdo los últimos metros. Sé que abrí los ojos cuando sentí que el coche paraba y me encontré en medio del paso de 5600 mts cubierto de nieve, completamente de noche y todo cerrado. Por suerte pudimos volver a Leh y todo quedó en una más de las aventuras vividas en estos paseos. Podéis ver un resumen del paseo por Nubra Valley aqui.

Como hacer momos y no morir en el intento

Estándar
Como hacer momos y no morir en el intento

Me encantan los momos y hace tiempo que quería aprender a hacerlos. Varias veces he querido hacer uno de esos cursos en los que te enseñan a cocinar varios tipos de momos, pero por unas cosas u otras nunca he podido. Pero fíjate que cosas tiene la vida, que estando en la casa en Katmandu, me dijeron que ellas hacían momos algunas veces porque a las niñas les encantaba y que me podían enseñar. ¡Y yo encantada!

Pobre de mí, sin saber lo que se me venia encima. Debí imaginar lo que se me venia encima cuando a las 7 de la mañana le pedí a la cocinera que me acompañara a un sitio pero me dijo que no podía porque tenia que hacer momos. Y es que, desde que las niñas se fueron al colegio hasta mucho después de que volvieran, estuvimos preparando momos… Primero hay que cortar todos los ingredientes y separarlos porque normalmente se hacen momos vegetarianos y momos no vegetarianos. Hay que pelar y picar todos los ingredientes, hacer la masa, cocinar el pollo, picarlos, mezclarlo con el resto de los ingredientes, hacer cada una de las placas de masa para envolver los momos, poner el relleno, cerrarlo y cocinarlo al vapor por 20 minutos. En total estuvimos unas 7 horas!!!

Arya cortando y preparando todos los ingredientes para los momos

Arya cortando y preparando todos los ingredientes para los momos

Preparando la masa para los momos

Preparando la masa para los momos

momos 3

momos 2

Cuando acabamos, estábamos agotadas, con dolores en todo el cuerpo, y con ganas de no volver a ver un momo en muuuuuucho tiempo.  Pero las niñas estaban felices. ¡¡¡Una de ellas se comió 21 momos!!! Valió la pena, aunque no creo que vaya a repetirlo…

Mis primeras clases de cocina!

Estándar
Mis primeras clases de cocina!

Muchas cosas han pasado esta semana. Una de ellas es que he empezado a cocinar comida india!  El martes, mientras compartíamos unas cervecitas en el terrado de nuestro apartamento, que se ha convertido en nuestro bar particular, decidimos preparar una cena india. Rashmi, una de las voluntarias indias, se ofreció a hacer chapatis. Melisa y yo preparamos raita, una especia de ensalada con yogur, y Hanna nos deleitó con un fantástico Dahl. Delicioso!!!

Hoy he amasado y cocinado mis primeras chapatis y ha sido todo un éxito! Redonditas y suaves. Ñam, ñam.

Para ver las fotos, haz clic aqui.