Archivos Mensuales: noviembre 2013

Mi proyecto en Leh

Estándar
Mi proyecto en Leh

Hace ya mucho que tenía pendiente actualizar mi proyecto actual y hoy por fin he encontrado un hueco para hacerlo. Desde que llegué el 30 de septiembre a Leh, estoy colaborando en un proyecto de Women Empowerment. Es una experiencia completamente diferente a las anteriores, pues esta vez no se trata de una ONG ni asociación, simplemente una idea, la idea de mejorar la situación de las mujeres en Ladakh.

Cuando vine en abril a Leh conocí a Thinlas, una mujer increíblemente fuerte y valiente. Ella es la propietaria de la Ladakhi Women’s Travel Company, la única agencia de viajes y trekking en Ladakh dirigida por mujeres. Ella tuvo que abrir esta compañía porque, aun siendo guía de montaña titulada, nadie la contrataba por el hecho de ser mujer. Por eso decidió abrir su propia agencia y emplear sólo a mujeres como guías, porteadoras, cocineras, etc. Cuando nos conocimos le conté que me gustaría participar en algún proyecto dedicado a las mujeres y a mejorar su situación. Ella me contó de la situación de la mujer en Ladakh, que aunque es mejor que la de otras mujeres en otras partes de la India, todavía hay casos de violencia y discriminación. Y de ahí surgió la idea de pasar aquí estos dos meses y trabajar en nuestro “proyecto”.

Además de los problemas específicos que deben enfrentar las mujeres aquí, se añade un problema general que sufre toda la zona de Ladakh. Las carreteras que conectan la región con el resto de India se quedan bloqueadas por la nieve desde octubre hasta mayo aproximadamente, por lo que Ladakh queda aislado del resto del mundo. El turismo desaparece por completo y con ello las posibilidades de trabajo para muchos de los comercios, hoteles, agencias de trekking, etc. Eso supone un grave problema para todos, pero especialmente para las mujeres que deben quedarse al cuidado de los familiares y las casas y raramente se les verá marchándose a otro lugar durante el invierno, cosa que sí hacen los hombres.

Este año Thinlas ha querido cambiar esta situación e intentar apoyar a aquellas de sus empleadas que estuvieran interesadas en realizar alguna actividad durante el invierno para poder recibir algunos ingresos. La mayoría de ellas estuvieron interesadas y tras lanzar algunas ideas, decidieron empezar de forma experimental este año produciendo tomate triturado que guardan en botes de cristal hasta enero, cuando las existencias de tomate triturado de las tiendas suele acabarse y no hay forma de hacer llegar más a la ciudad. Este año van a empezar con unos 200 botes para ver qué tal va y en función de eso decidir si se incrementa la producción para el año próximo. Esta idea nos pareció a todos la mejor porque es también la más sostenible, al no depender del turismo nuevamente, sino que va dirigida a la población local.

Stock de tomates para preparar el puré de tomate

Preparación Puré de tomate

Pero nosotras queríamos hacer algo más general con el proyecto de mujeres, aunque andábamos algo perdidas. ¡No es tan fácil empezar algo de cero! Primero tuvimos la idea de entrevistar a mujeres importantes de la zona, triunfadores, con roles importantes, una especie de entrevistas motivadoras. Empezamos entrevistando a la Doctora Ladol, que es la primera ginecóloga (mujer) en Ladakh, y también entrevistamos a mujeres en cargos oficiales, mujeres que trabajan en la redacción de un periódico, chicas jóvenes de las aldeas cercanas a Leh, etc. Fue interesante, aunque creo que no conseguimos exactamente lo que buscábamos. Lo que más me sorprendió es que muchas de ellas decían que la situación de la mujer en Ladakh era muy buena y que no eran necesarias más acciones. Fue un momento duro, especialmente para mí, que empecé a plantearme cual era el sentido de estar aquí pasando frío estos meses si nadie parecía ver la necesidad de este proyecto. Dediqué varios días a reflexionar sobre esto… fue un momento de bajón total. Finalmente, hablando con Thinlas, decidimos cambiar un poco la perspectiva y entrevistar a mujeres que han sufrido situaciones de violencia y discriminación, para ver el otro lado de la moneda. Ahí conocí a una chica con una historia terrible detrás, y gracias a ella recuperé la ilusión y confianza en el proyecto.

En próximos capítulos os cuento algunos detalles sobre la historia de esta chica y sobre el proyecto en sí. ¡Seguid atentos! CONTINUARÁ…

 

 

Anuncios

¿Dónde vivía en Leh?

Estándar

Cuando volví a Leh después de estar varios meses paseando por ahí, la verdad es que fue todo un alivio pensar que por fin iba a poder quedarme en un sitio durante unos meses y hacer de un sitio “mi casa” de nuevo. Lo necesitaba.

Una de las cosas que más me apetecía era cocinar. Después de llevar tanto tiempo viajando por ahí y comiendo siempre fuera de casa, me moría por poder cocinar yo misma. Por eso, aunque primero pensé en quedarme con una familia ladakhi, al final opté por buscar una habitacioncita con cocina y baño. Thinlas me ayudó y localizó un guesthouse que tenían una habitación separada del resto del complejo del guesthouse con un baño y una cocinita pequeña. Como yo quería llegar y poder quedarme ya allí, no pude visitarlo antes y simplemente lo acepté.

Cuando llegué al Gangba Guesthouse me hizo gracia que el guesthouse fuese tan típicamente ladakhi, aunque mi habitación no lo era. El Guesthouse era un negocio familiar y debía de irles muy bien porque habían ampliado ya a 2 edificios! También estaba la casa donde vivía la familia, de típico estilo ladakhi y mi pequeño edificio. Había un jardín, un huerto y animales. Mi habitación era muy simple, con un mini armario, una mesa y una cama. Además, el sol no entraba nunca directamente por la ventana para calentar la habitación, por lo que solía hacer mucho más frío que en el exterior. La cocina era muy pequeñita y con muy pocos cacharros para cocinar. La familia era correcta en el trato, aunque muchas veces sentía que les molestaba cuando les pedía algo. Además, aunque yo me había comprometido a quedarme dos meses allí y estaba pagando una cantidad algo más alta de lo que tenia previsto, a mí no me trataban como al resto de huéspedes que estaban en las habitaciones normales. Por ejemplo, yo no tenia acceso al Internet, ni agua caliente, ni mantas extras, ni derecho a utilizar la electricidad del generador cuando se iba la luz (era la única que me quedaba a oscuras todas las noches cuando se iba la luz).

Mi residencia en el Gangba Guesthouse

  Mi residencia en el Gangba Guesthouse

 

El techo de mi habitación, muy típico ladakhi!

El techo de mi habitación, muy típico ladakhi!

 

Casa familiar, típica casa tradicional de la región.

Casa familiar, típica casa tradicional de la región.

 

El sitio no estaba mal, aunque me daba mucho miedo pensar en cómo iba a poder sobrevivir a la bajada de temperaturas que estaba por venir, porque la verdad es que hacia ya bastante frío en la habitación, aunque las temperaturas para esa zona todavía eran agradables.

Afortunadamente, Daniel, un catalán que fue mi compañero en el viaje suicida al lago Pangong me habló del lugar donde estaba él: una habitación enorme con cocina y baño en el gesthouse Julay, que además estaba mucho más cerca del centro y al lado justo de la oficina donde yo iba a trabajar. Así que no tardé nada en ir a verla y acordar un precio con la familia y en dos días ya estaba instalada allí!! Y vaya cambio!! Mucha más luz, más grande, la familia que llevaba el negocio eran amabilisimos y yo podía utilizar todas las facilidades que había en la casa. Cuando me mudé, ya me avisaron que en cuanto bajasen más las temperaturas tendrían que cortar el agua de las cañerías, pero que cada mañana me traerían un cubo de agua caliente para bañarme. Y así hicieron durante los casi dos meses que estuve allí. Además también me traian agua filtrada para beber, y se encargaban de la basura y de la limpieza semanal de la habitación. Y todo esto, ¡más barato que en el Gangba Guesthouse! Todo un regalo!!

Mi habitación

Mi habitación

 

Todavía mi habitación

Todavía mi habitación

 

Cocina

Cocina

 

Leh en invierno

 

Desde luego, lo recomiendo a cualquiera que pase por Leh.

 

Experimentando algunos platos en Leh

Imagen

En Leh se hace muy complicado cocinar durante el invierno porque la variedad de alimentos disponibles es bastante escasa (patatas, cebollas, col, zanahoria los días de suerte…. y poco más!). Esto me hizo lanzarme un poco más a experimentar con platos de la cocina india, ya que era imposible poder cocinar algo más “mediterranean style”. Aquí una muestra de mis deliciosas lentejas. Ñam ñam.

 

Lentejas caseras en Leh