La importancia de saber peguntar

Estándar
La importancia de saber peguntar

Parece mentira lo rápido que se olvidan las cosas, verdad? Una de las cosas que aprendí durante mi última estancia en India, sobre todo al estar en un entorno de trabajo, fue lo importante que es aquí hacer la pregunta exacta para obtener la respuesta que quieres o necesitas. Es decir, no puedes hacer una pregunta general asumiendo que la otra persona te dará la información que necesitas, o incluso la ampliará si lo considera necesario. Un ejemplo, para que lo entendáis. Cuando estaba trabajando en la ONG y necesitaba hablar con alguien, iba a verlo a su despacho. Si no estaba, le preguntaba a alguno de sus compañeros y la conversación sería más o menos así:

Yo: ¿Está XXXX? (mirando la silla vacía)

Respuesta: No

Yo: ¿Está comiendo?

R: Sí

Yo: ¿Volverá luego?

R: Sí

Yo: Ok, me paso entonces más tarde. ¡Gracias!

¿Qué error hay en esta conversación? No pregunté específicamente si volvía esta tarde después de comer a trabajar a la oficina. Pregunté sólo si volvía luego, asumiendo que la otra persona entendería que me refería a esa tarde, pero en realidad la respuesta afirmativa podría indicar esta tarde, mañana, el lunes…. Y sí, me quedé esperando hasta el lunes, obviamente.

Pues este mismo error lo volví a cometer esta vez. No realicé la pregunta correcta y por eso no obtuve la respuesta necesaria y tuve que pagar las consecuencias. Os cuento:

Cuando estaba en McLeodganj (al norte de Dharamsala) quise viajar a un pueblecito en las montañas pero más al Oeste llamado Dalhousie. Fui a preguntar a la oficina de la estación de autobuses de McLeodganj por el autobús para ir a ese lugar. Cuando me marché de la oficina, me iba satisfecha de haber preguntado todo lo necesario:

–          ¿horario?

–          R: 8.30h y 12.30h

–          ¿precio?

–          R: 160 Rps

–          ¿duración?

–          R: 6horas

–          ¿hay autobús todos los días de la semana?

–          R: Sí

–          ¿sale de aquí (señalando la plaza principal de McLeodganj que era donde está la oficina) o de la estación de autobuses (señalando la Estación Nueva de autobuses que está en una calle más abajo a 3 min caminando de la plaza donde estaba)?

–          R: Sí (y señal con la cabeza hacia abajo)

El día señalado me levanté temprano, acabe de organizar mi equipaje, me despedí de algunas personas en Daramkot y cogí un taxi a la estación de autobuses de McLeodganj. Llegué a las 7.45h y, por supuesto, era la única persona occidental en la estación y la única mujer. Varios hombres se acercaron a preguntarme a dónde iba, y cuando decía Dalhousie ponían una cara rara. Yo pensaba que era porque no es un destino habitual para los occidentales. Algunos me dijeron que el autobús igual no venía (estaba diluviando), otros que venía con más de una hora de retraso, pero varios me preguntaban que por qué estaba allí. Yo, con esa desconfianza que creamos hacia todo lo exterior cuando viajamos, no les hice ni caso. Sólo me repetía a mí misma que si el hombre de la oficina de buses había dicho que a las 8.30h pasaba un bus, el bus tendría que llegar más tarde o más temprano. Y los minutos fueron pasando, y pasando, y pasando, y seguía diluviando, y hacia frio, y por allí no llegaba ningún bus.

Estacion de autobuses de McLeodganj - 08.00 am

Estacion de autobuses de McLeodganj – 08.00 am

Sobre las 8.30h unos hombres indios muy nerviosos miraban hacia donde yo estaba y silbaban a algo fuera de la estación de autobuses. ¡Me estaban llamando a gritos! Fui para allí y me dijeron que habían parado el autobús que va a Dharamsala para mí. Al final comprendí que el autobús a Dalhousie salía a las 8.30h desde Daharamsala (que está al sur de donde yo estaba, siguiendo la carretera de la estación de autobuses) y no desde McLeodganj.

Llegué a Dharamsala a las 9.00h y, por supuesto, el autobús había salido a las 8.30h. Me tocó esperar hasta las 12.30h en una estación esperpéntica, mientras seguía diluviando, yo estaba empapada de la caminata bajo la lluvia para coger el autobús… Toda una experiencia.

Durante mis 4 horas de espera comprendí que el error había sido mío. No hice la pregunta exacta. No pregunté si el autobús salía de la Estación de autobuses de McLeodganj, sólo hice un gesto con la cabeza y el señor me respondió con otro gesto con la cabeza, ambos en la misma dirección. Yo entendí que él se refería a McLeodganj, y supongo en realidad se referiría a Dharamsala.

Por fin pude coger el autobús a las 12.30h que llegó a Dalhousie a las 18.30h, justo a tiempo para la cena. Por suerte, todo esto valió la pena porque Dalhousie es precioso!

Y por fin me subo al autobus!

Y por fin me subo al autobus!

Camino a Dalhousie a través de las montañas

Camino a Dalhousie a través de las montañas

 

Así que, futuros viajeros a India, recordad esta valiosa lección y pensad muy bien las preguntas que hacéis antes de marcharos de un lugar pensando que ya tenéis la información necesaria.

Anuncios

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s