Mi encuentro con el Dalai Lama

Estándar
Mi encuentro con el Dalai Lama

Como ya os conté antes, gracias a un monje budista muy amable que paseaba por la calle a las 5 de la mañana, nos enteramos de que el Dalai Lama estaba en McLeodganj y además de que se podía asistir a una sesión de 2 días, abierta también a visitantes.

Fuimos a la oficina del Dalai Lama con una foto de carnet, el pasaporte y 10 rupias. Eso fue todo lo que necesitamos y todo el control que hacen. 20 minutos después, salimos de ahí con nuestro carnet que nos acreditaba como asistentes al evento.

Esperando para registrarnos en la Oficina del Dalai Lama

Esperando para registrarnos en la Oficina del Dalai Lama

Entre las recomendaciones que hacían, decían que era recomendable llevar una taza para el te, una radio fm con auriculares para escuchar las traducciones y llegar un poco antes para sentarte. A las 7 de la mañana nosotras ya estábamos yendo hacia el monasterio del Dalai Lama, junto a muchas personas que caminaban en esa dirección. Parecía una peregrinación! La gente iba con cojines, almohadas, termos, tazas. Se notaba una alegría, una excitación, en el ambiente, conscientes todos de que era un día especial. Al llegar al monasterio pasamos un control de seguridad donde miran que no lleves cámara de fotos, móvil, armas ni nada peligroso. Una vez dentro, toca buscar un huequito entre las alfombras colocadas alrededor del templo en los dos pisos donde colocarte. Nosotras tuvimos mucha suerte porque unos monjes que no hablaban inglés nos cedieron unos sitios en primera fila que creo estaban reservados para una monjas budistas. Allí estuvimos de maravilla, rodeados de señores muy mayores ataviados con los trajes típicos de la región, muy amables con nosotras, y siguiendo todos los ritos budistas. También había algunos extranjeros a nuestro alrededor, y monjes y monjas budistas. El ambiente era tan cálido, tan positivo. La gente muy amable. Lo único malo es que a nosotras no nos dio tiempo a conseguir unas radios para escuchar la traducción en inglés, por lo que tuvimos que escucharlo todo en tibetano… Fue una pena, porque me habría encantado poder entender lo que decía. Además, al cabo de un rato vi una sección donde había una chica traduciendo en español! Habría podido escucharlo incluso en castellano.

Nota con los detalles y sugerencias para atender la sesión.

Nota con los detalles y sugerencias para atender la sesión.

Pero no importa, solo el estar allí, verlo en persona y vivir el ambiente fue toda una experiencia. Una pena que no pueda haber fotos para enseñaros…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s