Archivos Mensuales: febrero 2013

Todo lo que estoy aprendiendo!!!

Estándar
Todo lo que estoy aprendiendo!!!

Todos aquellos que me conocéis sabéis que soy una persona 150% de ciudad. Me encanta moverme por las calles asfaltadas de una gran ciudad, nunca me he perdido al coger el metro y mi ciudad favorita es Nueva York!! Mi familia suele decir con mucha sorna que yo creo que los vegetales y los huevos se fabrican en máquinas y llegan a los supermercados!!

Pues para todos ellos va este post, para que veais la de cosas que estoy aprendiendo en India. 😉

Ayer estuve visitando una de las escuelas que estoy evaluando como parte de uno de mis proyectos. En este caso la aldea estaba en lo que suelo llamar “la India profunda”. Eso quiere decir que el viaje en moto fue de una hora y media, la mitad del cual fue por un camino (no puedo llamarlo carretera) terrible. Al llegar me encontré con una aldea de no más de 5 casas hechas de piedra y adobe, con techos de paja o tejas, con animales. Mientras visitaba la escuela me ofrecieron zumo de azúcar de caña. Estaba buenísimo y me bebí todo el vaso!! (creo que me estoy acostumbrando a vivir aquí y a veces se me olvida donde estoy…) Me explicaron que el lugar donde hacían este proceso de extraer el azúcar de la caña lo hacían allí cerca y me fui a verlo!! Me pareció súper emocionante ver el proceso al estilo tradicional y claro, ellos no podían entender que a mí me pareciera tan emocionante.

Aquí os dejo las fotos que prueban el momento….

Vistas de Malaria    Extrayendo el azucar    Cociendo el jugo para obtener azucar    Azucarero    Enfriando el azucar    Vistas de Malaria

Que hacemos un sábado noche? Preparamos una cena Internacional en casa!!

Estándar
Que hacemos un sábado noche? Preparamos una cena Internacional en casa!!

Si os preguntáis que tipo de cosas podemos hacer un sábado por la noche en Udaipur, aquí va un ejemplo. Aprovechando que hay dos chicas nuevas viviendo en nuestro piso: Melisa de Portugal y Nele de Alemania, este sábado organizamos una cena internacional de voluntarios en Seva Mandir. Cada uno tenía que preparar o traer algo para compartir, si era cocinado y de su país mejor. Tuvimos un poco de todo!! Un plato y postre suecos, preparados por Tove y Alex, unas rocas de chocolate francesas preparadas por Lily, unas hamburguesas vegetarianas y un postre de zanahoria de India preparado por Tushar, un delicioso pan de olivas de parte de Benjamin de Francia, unas bruschettas italianas preparadas por Melisa y un delicioso plato de pasta y salsa preparado por Nele. Y yo? Después de mucho buscar una receta apropiada y con ingredientes y utensilios que aquí pudiera encontrar, lo único que pude hacer fue una fuente de natillas que tuvo mucho éxito!!

Quieres ver las fotos? Haz clic aquí.

Mis últimas sesiones en el YRC…

Estándar
Mis últimas sesiones en el YRC…

Os conté acerca de mi caótica clase de cocina en el YRC, así que hoy quiero contaros también lo exitosas de mis dos sesiones posteriores. La semana pasada tuvimos una clase de inglés donde aprendimos a presentarnos diciendo nuestro nombre, edad y de donde éramos. Luego jugamos a adivinar las partes del cuerpo y, claro, hicimos dibujos! Por último, jugamos al ahorcado con las palabras que habíamos aprendido y ellos mismo fueron añadiendo otras (vegetales, frutas…).

Hoy ha sido muy divertido. Hemos creado nuestro propio juego de tarjetas de memoria y luego hemos jugado. Claro que al principio ha sido un poco caótico… pero al final lo hemos conseguido y les ha encantado. Luego hemos pintado dibujos para San Valentín, que es ya la semana próxima!!

 

Podéis hacer el seguimiento de las actividades aquí.

Buscando momentos de relax y reflexión

Estándar

Una de las cosas que más echo de menos aquí son los paseos. La posibilidad de ir caminando tranquilamente a alguna parte, o a ninguna parte, simplemente pasear. Aquí no tenemos muchas opciones, las calles no tienen aceras y al caminar entre el ruido, el polvo, los coches, no te da paz y tranquilidad precisamente.

Afortunadamente hemos encontrado un lugar precioso donde encontramos algo de paz y tranquilidad. Se trata de un templo que está en lo alto de una montaña a solo unos 15 minutos de casa: Neemach Mata Temple. La subidita se hace dura, pero al llegar arriba se te olvida completamente el esfuerzo! Quieres saber por qué? Puedes descubrirlo aquí.

Y por fin llego el clásico de los clásicos en India…. Una boda!!!!

Estándar

Cualquiera que haya viajado a India coincidirá conmigo en que acudir a una boda es uno de los clásicos, especialmente si tienes la suerte de estar aquí en “temporada alta”. Para aquellos que no hayan tenido la suerte de experimentar una boda en India, os cuento que suele durar entre 3 y 7 días y que consiste en comer hasta no poder más, charlar con los invitados, hacerse una foto con los novios que permanecen sentados en un sillón muy pomposo en un escenario y, si tienes suerte, puede haber música y puedes bailar, aunque esto solo lo he vivido en una de las bodas. Muchas veces la novia está llorando desconsoladamente (mi teoría personal es que lloran porque se están casando con un hombre al que seguramente han visto una o ninguna vez antes de ese día -matrimonios concertados- y la tradición india marca que la mujer se traslade a la casa familiar del marido y viva con él, sus padres, hermanos, etc.), lo que resulta muy incómodo para nosotros, aunque el resto de invitados hacen como si nada.

Yo he estado ya en varias, pero esta vez estaba invitada invitada de verdad, no llevaba botellas de agua o botes de champú ni nada parecido, no me pilló por sorpresa mientras volvía a mi hotel y había visto al novio por lo menos una vez antes de ese día! Y para cumplir con el clásico al cien por cien, me vestí con un saree. No podía ser de otra forma!! Nuestra vecina, la cual se ha autoerigido en nuestra “indian mother” y cuida de nosotras como si de verdad fuéramos parte de su familia, nos prestó los saris y nos vistió (que es una auténtica obra de arte). Si quieres ver los resultados, puedes ver algunas fotos:

Mi precioso sari

Tove, Christine y yo listas para el bodorrio!

Tove, Christine y yo listas para el bodorrio!

De camino a la boda   Posando   Oliver, Tove y yo a lo "Indian style"

Mi caótica “cooking class”

Estándar

El pasado domingo tuve una de mis actividades en el YRC donde colaboro habitualmente. En esta ocasión me pidieron hacer una clase de cocina, a la que yo decidí sumarle un poco de práctica de inglés. Debo confesar que de todos los proyectos en los que colaboro aquí (que no son pocos!), este es uno de mis favoritos, a pesar de la cantidad de tiempo que invierto cada semana para preparar la sesión según la actividad que vayamos a realizar. Una vez dicho esto, debo confesar que el pasado domingo no fue uno de mis favoritos… Y ahora os explicare por qué.

Primero, me pasé toda la semana peleándome con la burocracia a lo “indian style” para obtener aprobación del presupuesto para los ingredientes. Al final compre los ingredientes necesarios para la receta sin saber exactamente si me lo iban a reembolsar ni cómo. Y todo esto a pesar de haber tenido tres reuniones (y pensad que para poder mantener una reunión con una persona de la organización, necesitas de media tres intentos)  con mi Nitesh, el coordinador de los YRC (Youth Resource Centre) y haber escrito una carta-propuesta en la que detallaba los gastos que iba a tener y explicaba las razones. Además tuve que pensar en la receta a realizar! Algo que no fuera complicado, que los ingredientes fueran asequibles y fáciles de encontrar y que gustara a niños y adolescentes. Finalmente me decidí por Rocas de chocolate y Penne all’Arrabiatta.

Una vez decidido esto, busqué las recetas en inglés y preparé los ejercicios para hacer con ellos. Cuando voy la mayoría de los niños hablan un poco de inglés, así que me decidí por trabajar con los verbos y los tiempos verbales que aparecían en la receta (cortar, picar, hervir, servir, añadir, etc…).

Pues con todo esto listo, el domingo por la mañana finalmente llené  la mochila con tooooodos los ingredientes necesarios y me encaminé hacia el YRC. Mi sorpresa fue llegar y encontrarme con solamente dos de los chicos que habitualmente asisten los domingos a mis actividades y con 15 nuevas niñas!! Cuando pregunté por qué había tantas niñas nuevas ese día, me respondieron con toda soltura que era una “Cooking Class!!!!” y por supuesto las niñas de la zona se habían interesado muchísimo. Para los niños no es algo útil porque seguramente no cocinaran nunca. Así son las cosas aquí! Creo que ahí empecé a ponerme de mal humor, aunque no podía decir ni hacer nada al respecto. Al final, es su cultura y yo no voy a cambiarla en una clase de cocina…

La consecuencia de esta afluencia inesperada de nuevos participantes, es que las niñas no hablaban ni una sola palabra en inglés. Les propuse que hicieran grupos y trabajasen el ejercicio que yo había preparado de los verbos. Al hacer grupos, los niños, que eran solo 3, se pusieron juntos. El resto de niñas se dividió en 2 grupos. Pero claro, el grupo de niños sabía inglés pero ninguna de las niñas sabía nada de inglés. En seguida me di cuenta de que la actividad no iba a funcionar y tuve que improvisar. Decidí que mejor íbamos a trabajar el vocabulario de los ingredientes de las recetas que yo había traído (tomate, ajo, cebolla, chocolate, mantequilla…) y les pedí que dibujasen los ingredientes y escribieran el nombre en inglés. La actividad fue un caos total pero creo que les gusto… Yo acabe con un dolor de cabeza tremendo! Aquí os dejo las fotos del resultado:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA   Trabajando!  Pindanto el chocolate   Los chicos trabajando muy bien!   El resultado del primer grupo   El resultado del segundo grupo   El resultado del tercer grupo

Una vez acabada la actividad, empezamos con las recetas. Yo empecé a cocinar el postre porque necesita un tiempo de reposo para que el chocolate se enfríe y se endurezca y parezcan verdaderas rocas de chocolate!! El momento derretir el chocolate al baño maría en esa mini cocina con los utensilios más ajenos a lo que podemos encontrar en España que os podáis imaginar, es algo que creo que no olvidare en mucho tiempo… Después empecé a cocinar el plato de pasta y ellas empezaron a cocinar un plato típico indio porque querían también enseñarme. El resultado fue que no había suficiente espacio para llegar a los fogones y yo estaba rodeada de tanta gente, que era imposible remover la salsa de la pasta! En un momento determinado una señora más mayor llego a la cocina y siguió con la cocina del plato indio, a la vez que iba mirando de reojo mis progresos con la salsa para la pasta y haciéndome notar que estaba echando demasiado aceite, que echaba el ajo demasiado pronto, que echaba demasiada sal, etc… Me puso tan de los nervios que acabe diciéndole con el tono más firme del que fui capaz, que era YO quien estaba cocinando. Creo que lo entendió porque no hizo más comentarios…

Por suerte, al final todo salió bien, aunque tardamos unas 3 horas en poder comer. Aquí os dejo  las fotitos:

Preparando las rocas de chocolate   Ahora solo queda esperar!   Yo intentando sobrevivir....    Raj!   Ronak picando la cebolla para la pasta   Pelando ajos

Cocinando un tipico plato indio (de cuyo nombre no puedo acordarme...)

Cocinando un tipico plato indio (de cuyo nombre no puedo acordarme…)

Y este fue el resultado!

Y este fue el resultado!

 

A pesar de las dificultades de ese día en concreto, de mi migraña posterior y me agotamiento físico y mental, sigo pensando que es una de mis actividades favoritas aunque, como todo en la vida, haya días mejores y peores…